martes, 26 de junio de 2007

FINAL COPA DEL REY: LA AFICIÓN

Comienzo una serie de artículos sobre la Final de la Copa del Rey disputada el pasado sábado en Madrid y que dividiré en diferentes aspectos y temas. Para empezar, como no, un tributo a la afición.

Partí hacia Madrid el viernes 22 a eso de la una de la tarde en coche junto a mi esposa. En el camino ya pudimos ver las primeras puntas de lanza del Tsunami sevillista camino de Madrid, pero nada comparado a lo que nos esperaba encontrarnos el domingo puesto que supongo que seríamos de los primeros en partir. Llegamos a nuestro Hotel en Alcalá de Henares a eso de las 7 y media de la tarde tras un camino tranquilo y un par de paradas. Nada más salir del Hotel a dar un paseo con nuestras camisetas nos sorprendió el recibimiento de los ciudadanos de esta localidad, pues estaban cláramente de nuestra parte. Hasta nos ofrecieron entradas para amigos nuestros que viajarían al día siguiente.

Los nervios eran intensos, muy intensos en la mañana del sábado cuando partíamos rumbo a la capital en el tren de cercanías. A la llegada a la Estación de Nuevos Ministerios, un grupito de aficionados del Getafe quedaban atónitos al ver la marea de sevillismo que salía de los trenes y más aún al salir a la Castellana donde comenzaba ya la fiesta.

Fue espectacular la llegada al Bernabeu, tomado por miles y miles de sevillistas. Allí todos éramos una gran familia. Me quedo con un detalle: Me encontré durante el día con prácticamente todos los sevillistas que esperaba ver en Madrid, incluso con algunos que hacía años a los que no veía. Fue algo indescriptible. El ambiente, los nervios, la alegría, el orgullo de vernos sevillistas ante la incredulidad de los madrileños que asistían con miradas de asombro a nuestra fiesta, nuestra gran fiesta.
Algunos han llegado a aforar hasta en 100 mil los sevillistas desplazados. Me lo creo. Y también me creo que todo se resolviera sin ni un solo incidentes, porque esta afición es grande, muy grande, y sabe comportarse como ninguna. Este año hemos batido muchos récords en lo deportivo, pero el récord que hemos marcado con el mayor desplazamiento de la historia del fútbol europeo no creo que tarde pocos años en superarse. Es más, si se supera, seguro que será por esta propia afición.



Lo vivido en la carpa me lo llevaré conmigo a la tumba, lo vivido en las calles me lo llevaré conmigo a la tumba, lo vivido en los bares me lo llevaré conmigo a la tumba, lo vivido en el estadio del equipo de la manipulación.....eso irá a la tumba y volverá.
Hemos sufrido mucho años atrás así que creo que nos merecemos todo lo que estamos pasando. A disfrutar.

El Himno del Centenario que se cantó al final del partido no creo que se vuelva a repetir en ese estadio por muchos títulos que allí mangoneen los de siempre. Aquí os lo dejo:

GRANDE SEVILLA, GRANDE SU AFICIÓN.

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.